martes, 23 de octubre de 2018

Prenda calañesa del siglo XVIII


Doña Manuela Borrero Peral, maestra sevillana nacida el 12 de diciembre de 1892, que fue Profesora Numeraria de Labores y Economía doméstica y Vicerrectora de la Escuela Normal de Huelva, en el año 1921 realizó un estudio de la casa y del ajuar en la comarca del Andévalo, recopilando multitud de objetos relacionados. Éste estudio llamado El traje en la provincia de Huelva : Fiestas, costumbres  y la casa en la región del Andévalo, fue publicado en " La Revue des arts populaires de Praga".  
Entre esos objetos contenidos en el estudio, aparece dentro de la indumentaria infantil UNA CAPA DE CRISTIANAR de lana verde con cuello de lienzo beige (tafetán) de una longitud de 51,50 cm y un vuelo de 154,50 cm, adquirida en Calañas a la tía María la Carpintera (posiblemente se trate mi bisabuela por parte de madre, familia a la que apodaban "los carpinteros"). Ésta capa está datada entre los años 1701 y 1800, siendo recuperada por el Museo del Traje el 6 de septiembre de 1934.



CALAÑAS, 2018

miércoles, 17 de octubre de 2018

Artesanía calañesa: EL BARQUINO


         Un elemento muy utilizado en tiempos
 pasados fue el barquino, como recipiente 
para líquidos, sobre todo para agua, y por la 
gente del campo, ya que cuando se iba 
“hacer la era”, no faltaba ese barquino chorreando agua colgado en algún lado de la parva, o también en las huertas solía verse semejante objeto.


     ¿ Que necesitamos para confeccionar un barquino ?


  • - Primero y esencial, una piel de chivito no demasiado grande para que resulte manejable, y por supuesto hay que desollarlo cerrado ( no abriéndolo por la barriga), es decir, cortándolo por el rabo, las patas y la cabeza. 

  • - Se busca casca de encina ( si es de la raíz mejor), se maja y se cuece. 

  • - Una vez hayamos amarrado el pellejo, lo llenamos con la casca y el caldo cuando se hayan enfriado, y lo dejamos así durante 15 o veinte días. 

  • - Después de vaciado, amarramos ya los cortes en manos, patas y ombligo con unas botanas de corcho, y colocamos en el cuello una boquiruela de madera del tamaño propio.
  •  
  • - Cuando haya sido endulzado con cambios constantes de agua, podrá ser utilizado.






 CALAÑAS, 2018

viernes, 5 de octubre de 2018

La música en nuestras Fiestas Patronales



                Hay datos que nos dicen que en 1.807, el último domingo de agosto, se celebraban alrededor  de la ermita y durante tres días fiestas costeadas por los mayordomos, siendo el tributo  dedicado a la Señora exclusivamente de una misa cantada, sin vestuarios, el domingo y una procesión que con Ella se hace alrededor de la ermita. Posteriormente la imagen de la Virgen se llevaba a Calañas para hacerle un novenario de misas. La falta de documentos y datos relativos a nuestras fiestas en honor y gloria de la Santísima Virgen (entre el 2 de mayo de 1.897 y hasta el año 1.974 no volvieron a confeccionarse libros de actas o al menos hasta esa fecha no existen libros que lo acrediten) hacen que sólo podamos suponer que alguna de las celebraciones estuviesen acompañadas del toque del tambor, empleado también en los bailes y danzas que se hacían en el Real de la Ermita.
                Ha sido, es y será pieza  fundamental e imprescindible en nuestras fiestas patronales la figura del tamborilero.  Con su toque de tambor y sones de flauta ha ido alegrando las idas y venidas de nuestra Patrona por caminos y calles de nuestro pueblo. Es el primer toque que llega a nuestros oídos en las postrimerías del sábado de gloria. Después, al alba, el rítmico sonar del tambor y la dulce melodía de la flauta nos avisa del comienzo de nuestras Fiestas Patronales. Muchos han sido los tamborileros que han pasado por Calañas a lo largo de los años, pero han quedado como figuras muy vinculadas a las Fiestas el del Cerro y los hermanos Carmelo y José María.
     


  
     


En la década de los 50 y según datos extraídos de la Hemeroteca del periódico Odiel, hay constancia de que la Banda de Música Municipal de Calañas actuaba en las fiestas patronales: Procesión, Concierto en plaza del Ayuntamiento y velada nocturna el día de la llevada. En 1.956, Don Dionisio Ortiz Carrero, párroco de Calañas, escoge del Orfeón Escolar, un grupo de niños que dirigidos por él mismo, musical y coreográficamente, formaron los Seises, que se estrenaron  en  1.957,  siendo  Hermano Mayor Don Francisco Jiménez (Paco el de la luz).  Ese mismo año, a éstas actuaciones, se añadieron las del “Coro Infantil de Danzas y Cantos Religiosos” dirigidos por Don Rafael Mancheño Tobella y la “Capilla Musical de Señoritas” que principalmente actuaban en la misa solemne del domingo de procesión (ese año se cantó la misa “Re Deum Laudamus” de Lorenzo Perossi). 



     
                                                        Calle Quemada. Procesión años 1966

                En 1.960, participa por primera vez en la procesión una Banda de Cornetas y tambores,   los Flechas Navales de Huelva, además de nuestra Banda Municipal de Música.
                En 1.962, la imagen de la Virgen sale por primera vez en procesión durante los días 4 y 5 de mayo a las 19,30 horas para recorrer las calles que no figuran en la carrera oficial en la Fiesta Mayor, siendo Hermano Mayor Don Andrés Caballero Gómez y fue acompañada por la Escolanía de Nuestra Señora de los Reyes de la Catedral de Sevilla, grupo que interpretaría también la Misa de Haller dirigidos por Don Ángel Urcelay, maestro de capilla de la Catedral.
                En el año 1.963, acompaña el cortejo la Banda Municipal de Música de Huelva, realizando un excelente concierto después de la procesión, y en 1.964, sería la última vez que la Banda de Música Municipal de Calañas participara en todos los actos de las Fiestas Patronales de ese año (traída, procesión, concierto y llevada) ya que posteriormente desaparecería.   
                En la década de los 70, diversas Bandas de Música y de Cornetas y Tambores acompañaron el recorrido procesional de nuestra Patrona por las calles de Calañas, según los criterios del Cabildo de Hermandad: Banda de Cornetas y Tambores de la Ciudad de los Niños de Huelva (1976), Banda del Tercio Sur de Infantería de Marina de San Fernando (1977), Banda de Música de la Cruz Roja de Huelva (1978), Banda Juvenil de Música de Huelva (1979),. También recibimos la visita de distintas Corales Polifónicas (Trigueros y Valverde del Camino) para la Misa Solemne del Domingo de procesión.  En los días de la Traída y la Llevada, empezó a contratarse el acompañamiento de las Bandas de Música de Silos y de El Cerro de Andévalo.  
                En los años 80, la dinámica de contratación fue muy similar a la de años anteriores, aunque se quiso dar un toque de cierta marcialidad en dos de esos años, 1982 que se trajo la Banda de Música, Cornetas y Tambores del Regimiento de Infantería Soria 9 y en 1985, que se trajo la Banda de Música, Cornetas, Tambores y Gastadores del IV Tercio Alejandro Farnesio de la Legión (Ronda). Después, la Banda de Música, Cornetas y Tambores de la Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental de Huelva (1980), la Banda de Música Juvenil de Huelva (1981), la Banda de Música de Aljaraque (1983), Banda de Música de Gibraleón (1984), Banda de Música de Bollullos del Condado (1986), Banda de Música de Trigueros (1987), otra vez la Banda de Música de Nuestra Señora de las Mercedes de Bollullos (1988), Banda de Música, Cornetas y Tambores de Villalba del Alcor (1989). En ésta década, además de la Coral Polifónica de Riotinto (1985), empezamos a contar para la Misa de procesión con nuestra Coral Polifónica José Limón, que de forma continuada a lo largo de los últimos años (excepto en el año 2000, que vino la Coral La Santa Cena de Huelva) interpretará misas como la de Coronación de Mozart, de Gloria del Maestro Manuel Hierro, Alemana de Frank Schubert, Pontifical de Lorenzo Perossi, Breve de Dante Andreo, etc.  En la traída y llevada, se sigue contando con las Bandas de El Cerro de Andévalo y La Zarza.

                                 
                En los años 90, se apuesta claramente por las Bandas de la provincia, visitándonos la Banda de Música de Moguer (1990), Banda de Música de Riotinto (1991), Banda de Música de Villalba del Alcor (1992-1993-1995-1997-1998), Banda de Música de Isla Cristina (1994), Banda de Música de Trigueros (1996) y Agrupación Musical de Nerva (1999). En ésta década y debido a la creación del Coro Romero Nuestra Señora de Coronada, las misas de romeros del domingo de llevada, eran cantadas por éste grupo calañés. También en estas fechas empieza a colaborar con las Hermandades de turno la Banda de Música de El Tirachinos, de Valverde del Camino, quienes acompañaban el recibimiento y despedida de la Virgen, así como amenizaban las veladas en la Plaza del Ayuntamiento.
                Sería con la entrada del siglo XXI cuando las Hermandades intentan dar otro carácter a nuestra fiesta mayor con la contratación de Bandas procedentes de Sevilla y que eran Bandas de muy reconocida categoría musical, quizás también hecho motivado por un enfoque diferente de  las  celebraciones y de  la distribución de los recursos. Así aparecen en escena la
                                  

        
Banda de Música de Nuestra Señora de la Victoria “Las Cigarreras” (2000-2001-2007), la Banda de Música de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras (2002-2003-2004), la Banda de Música de la Cruz Roja de Sevilla (2005), la Banda de Música Municipal de San Fernando (2008) y por último la Agrupación Musical Maestro Tejera (2009). En el año 2012, siendo Hermana Mayor Doña María Dolores Vélez Lugardo, y después de 48 años (aunque 35 estuvimos sin Banda de Música), nuestra Patrona se paseaba por sus calles al compás de marchas tocadas por músicos de Calañas. La Banda de Música de Calañas "Cristóbal LLanes", hizo vibrar a los presentes durante la procesión y el momento culmen dentro de la Iglesia al término de la misma. 

Éste hecho se repetiría en la salida extraordinaria del 300 aniversario de la Hermandad y también en el año 2016, siendo Hermana Mayor Doña María Dolores Sánchez Delcán.

  En el resto de los actos patronales la participación musical ha seguido siendo muy similar a la de años anteriores : Coro Romero Nuestra Señora de Coronada (misa de romeros), Banda de El Tirachinos (recibimiento, despedida y bailes) Banda de Música Municipal de El Cerro de Andévalo (recibimiento y despedida), Banda de Música de Calañas (Pasodoble día del Pregón).
  Desde que empiezan las fiestas, la música hace su aparición en cada uno de los actos a celebrar. En la Mañana de Gracia oímos los sones de una guitarra que acompañan los cantos propios de la misa de albricias entonados por calañeses y calañesas. Igual pasa en el Novenario. Durante muchos años al compás del armonio de la mano de la Srta. Trini Noriega y ahora con el teclado electrónico de José Limón, las voces de mujeres y niñas calañesas interpretan bellas canciones dedicadas a la Virgen, las Letanías Lauretanas y los Gozos a la Santísima Virgen.  
Debemos procurar que todo lo que nos mueve alrededor de la Madre Coronada siga formando un conjunto indisoluble: fervor, música, rezos, disfrute, viandas, pujas, folklore popular, etc. Esas han sido desde muy antiguo nuestras fiestas. Debemos intentar que sigan siendo así para siempre, porque así lo queremos todos los calañeses.
                                                                                          
* Nota: éste artículo fué publicado en la Revista de la Virgen (con algunas modificaciones) del año 2010.

                
CALAÑAS, 2018


viernes, 28 de septiembre de 2018

El dique del Calabazar en La Torerera


De una publicación de Doña María José Sánchez Macías con fotografías de Don Juan Castilla Navas, publicada en el mes agosto de 2016, por lo interesante que puede resultar el tema al formar parte del término municipal de Calañas, hago un resumen de la misma para su difusión.
 
                                            JUAN CASTILLA NAVAS

El paraje se encuentra ubicado a poco más de 1 Km al oeste de Sotiel Coronada y ha sido lugar de ocio y recreo para muchas personas debido a su bello entorno, su gran atractivo, los valores naturales que posee y la abundante pesca, sin dejar de citar que también es lugar para baños por la claridad y frescura de sus aguas.
El Calabazar se construyó a principios del siglo XX debido a las necesidades de agua del yacimiento minero de Sotiel Coronada. La mayor, por no decir única fuente de riqueza de las poblaciones del Andévalo y la Cuenca, ha sido y son sus yacimientos mineros. 


Solicitud de permiso de construcción del embalse del Calabazar al Gobierno Civil


Escritura de compra-venta de las propiedades rústicas y urbanas de Sotiel
La prohibición de Las Teleras a finales del siglo XIX hizo cambiar el método de tratamiento del mineral. Se optó por la vía húmeda: el mineral se acumulaba en terreros y se regaba con gran cantidad de agua que después pasaba a unos canaleos en los que se había introducido lingotes de hierro donde se depositaba el cobre fino en forma de cáscara. Este método demandaba gran cantidad de agua, lo que hizo que, en la mayoría de yacimientos mineros, se construyeran embalses con agua abundante para su abastecimiento y consumo. 
En un principio, Sotiel utilizaba el agua del Odiel, pero el río cada vez llegaba más contaminado por los residuos de las minas que vierten en su cabecera, por lo que su agua era inservible para sus canaleos. En 1905 la Cia. Alkali decide construir un embalse que cubra sus necesidades.
El 16 de Junio de 1905, D. Diego Iñiguez, en nombre de la Cia. Alkali, entrega en el Gobierno Civil de Huelva la solicitud para la construcción de un embalse de 50 mts. aguas abajo de la confluencia de los barrancos Calabazar y Palomarejo, a unos 2 Km al oeste de la Mina de Sotiel. Al proyecto se opuso, en un principio, José Fernández de los Reyes, empleado de Obras del Puerto de Huelva, que poseía en terrenos de la Cia. los derechos sobre los registros mineros “Virgen de los Reyes”, “Demasía Virgen de los Reyes”, “Favorita”  y “Cervantes”  que podían verse afectados por el embalse. El 07-01-1906 la Cia. Alkali y el Sr. de los Reyes llegan a un acuerdo y firman una escritura de arriendo de estos registros a la Cía. por  7.500.- ptas. En el documento se reconoce el derecho de la misma a construir el embalse en estos terrenos. Durante este año se construye el muro (de mampostería) en una pronunciada angostura. Su altura es de 19 mts y la anchura en su coronación de 54,60 mts. El fondo del embalse es de pizarra metamórfica dura y su capacidad de 1.060.940.- metros cúbicos, agua suficiente para regar las montañas de cementación y cubrir las necesidades de la mina. El presupuesto de construcción del embalse fue de 93.711.- ptas.

Dos años después (1908), ante el importante incremento de la explotación, el dique se queda pequeño, por lo que se solicita una ampliación del mismo subiendo la altura del muro 4 mts, lo que duplica la capacidad del embalse. A esta ampliación se negó el Sr. de los Reyes, presentando demanda de desahucio y anulación de la escritura de arrendamiento, solicitando una indemnización por los daños ocasionados por el embalse a sus registros mineros. A pesar de este pleito, se autorizó la ampliación basándose en que la obra es considerada de utilidad pública.
El Sr. Fernández de los Reyes y la Cia. Alkali se llevaron pleiteando durante 15 años, sobre el Calabazar con sentencias, recursos y más recursos, hasta que el 16-06-1920 la Audiencia de Sevilla dicta sentencia firme que posteriormente confirma el Tribunal Supremo, condenando a la Cia Alkali a pagar al Sr. de los Reyes una indemnización de 195.000.-ptas (el doble de lo que había costado el embalse). El duro, largo y costoso contencioso, minó la reputación de John Creswell como Director General al frente de la Compañía Alkali.

Escritura de compra-venta de las concesiones mineras de Sotiel.
Las aguas del Calabazar siguieron cubriendo las necesidades de Sotiel y la mina hasta que esta paró. En 1941, la Compañía Alkali vende a la Unión Española de Explosivos sus 15  concesiones mineras en Sotiel por 60.000.- ptas y sus 44 propiedades rústicas y urbanas por 1.124.100.- ptas. En este lote, entra el embalse del Calabazar valorado a precio de saldo en 27.000.- ptas (con esto queda dicho todo). La Unión Española de Explosivos construyó una canalización para trasvasar agua desde “las Vegas del Calabazar” hasta su embalse del Riscoso en Torerera y así cubrir las necesidades de su fábrica de Explosivos que también termino cerrando sus puertas a lo largo de los años sesenta.


 Con el paso del tiempo y las prohibiciones, se fueron acabando los baños, la pesca, las acampadas, etc. quedando tan precioso y útil paraje abandonado a su suerte, a pesar de algunos intentos fallidos de ser utilizado como zona de descanso. Todavía no es tarde, ya que el paraje sigue manteniendo toda su belleza natural y solo necesita una buena gestión para su aprovechamiento por parte de la ciudadanía.

CALAÑAS, 2018