miércoles, 4 de mayo de 2011

Nuestra Patrona, fiel a su tradición.


De todos es sabido y comentado, que cuando nuestra Patrona se mueve, el agua está cerca o la tenemos encima. Esto no es ningún castigo, sino todo lo contrario. El administrador del sitio http://www.devalverde.es/, en una de sus noticias sobre el traslado de la Virgen en la romería de 2011, nos relata una historia acaecida en abril de 1666 y recogida en el legajo nº 2 del libro de Plenos del Ayuntamiento de Valverde del Camino, donde se cuenta que ante las rogativas realizadas durante una misa que en presencia de la imagen se hiciera y de estar colocada en el altar de la Virgen del Rosario, una vez finalizada, " lluvió y crecieron los arroyos". No importa la fecha en que caigan las Fiestas Patronales, altas o bajas, el agua casi siempre aparece. Éste año, 2011, el Lunes de Traída, ha sido apoteósico. La granizá que nos cayó antes de la salida de la Virgen de su ermita fue tremenda. Durante el camino se pudo caminar, pero llegando "al santo" de nuevo arreció la tormenta y apenas si hubo unos minutos de respiro, enfilando la carretera hacia Calañas a hombros de sus costaleros y acompañantes. Día deslucido en general pero sin duda de alegría desbordada por tener a la Madre entre nosotros.

Calañas, 2011  

No hay comentarios:

Publicar un comentario