martes, 10 de mayo de 2011

Vaya día expléndido


Si hemos pasado las fechas anteriores como la Traída y la Procesión pendientes del cielo, éste domingo de Llevada, salvo algunos detalles que darán tema de conversación, en lo que al tiempo se refiere, ha sido un regalo de la Santísima Virgen para que pudiésemos disfrutar del camino hacia Sotiel. Tanto en la primera parada obligada de la Venta a la salida de Calañas (Venta del Enterraor) como en la Cabeza del Toro y sucesivas hasta llegar a las Posás en Sotiel Coronada, el camino ha estado lleno de color y sabor en todos los sentidos. Para mi gusto, más sol de la cuenta, porque por la noche en el fin de fiestas de la Plaza del Ayuntamiento pocos se libraban de lucir colores en su piel. Entrada en la Plaza del Cabildo, caballistas, burrillos, tractores .. que a los sones del Soy de Calañas daban por finalizada una jornada llena de júbilo.

Calañas, 2011




No hay comentarios:

Publicar un comentario