martes, 18 de marzo de 2014

Sobre una carta del Rey Fernando VII fechada en 1828

 Obra en mi poder una fotocopia de carta fechada y firmada en 12 de mayo de 1828 por el Rey Don Fernando VII de Castilla, León y Aragón ( y algunos sitios más como se podrá leer) relativa a la designación del nuevo curato de Calañas que inserto en mi blog para general conocimiento. 
     
Traducción del escrito de Fernando VII de fecha 12/mayo/1828

        Don Fernando séptimo por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Menorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y tierra firme del Mar Océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, de Brabate y de Milán, conde de Abspurg, de Flandes, Tirol y Barcelona, Señor de Vizcaya y de Molina. Muy Reverendo en Cristo Padre Cardenal mi muy caro y muy amado amigo Arzobispo de Sevilla, de mi consejo a vuestro Provisor y Vicario general, o a otra cualquiera persona que por lo aquí contenido poder tenga. Bien sabéis que por el último concordato ajustado entre la Santa Sede y ésta corona me pertenece nombrar y presentar a todas las Dignidades, Prevendas y Beneficios de las Iglesias de estos mis reinos que vaguen en los ocho mesas apostólicas y casos de las reservas. Y ahora por vuestra carta me hicisteis relación que por promoción de Don Diego José Roldán a una capellanía de Señores Reyes nuevos de Toledo en diez y siete de octubre de mil ochocientos diez y nueve, quedó vacante a mi real provisión por el derecho de resulta, el curato de Calañas que obraría en esa Diócesis; y habiendo precedido el concurso y examen prevenidos en el mismo concordato a cerca de la provisión de Curatos, me propusisteis tres sujetos los más idóneos de los aprobados en dicho concurso, de los cuales he tenido a bien nombrar, como por ésta lo hago, a Don Juan Mendoza y Santana para el referido curato de Calañas, en lugar del citado don Diego José Roldán y con la obligación de mantener un teniente. Yo os ruego y encargo muy afectuosamente que presentándose personalmente ante vos con ésta mi carta dentro de sesenta días contados desde el de la data en adelante y concurriendo en su persona las cualidades que se requieren para servir la cura de almas, y no de otra manera, le hagáis colación y canónica institución de él, y darle su posesión y sirviéndole de tener obligado, hacerle acudir con los frutos, rentas, prebendas y emolumentos a el anejos y pertenecientes, sin que le falte cosa alguna. Y mando que de esta mi carta se tome razón en la contaduría de la Media Anata Eclesiástica y en la general de valores y sin haberse hecho no se la de cumplimiento. Y sea, Muy Reverendo en Cristo Padre Cardenal mi muy caro y muy amado amigo Nuestro Señor en vuestra continua guarda y protección. Dada en Zaragoza a doce de mayo de mil ochocientos veinte y ocho.



                                       Yo el Rey



Yo, Don Miguel de Gordon, Secretario del Rey Nuestro Señor, la hice escribir por su mandato.


 

 



CALAÑAS, 2014


1 comentario:

  1. Sí señor: obras son amores y no buenas razones. Aquí hay amor a las propias raices y muy buenas razones. Enhorabuena, amigo Cristóbal.

    ResponderEliminar