lunes, 16 de enero de 2012

De la nada al todo

Si hace unas pocas fechas en Calañas apenas si había algún sitio donde compartir un rato de charla con los amigos después de frecuentar los bares habituales para cenar los fines de semana, y donde hubiese buen ambiente, resulta que ahora de buenas a primeras nos encontramos con cinco nuevos establecimientos, sean pub, bar de copas, taberna, café-bar o la denominación que queramos darle a cada uno, donde para la poca gente que sale en el pueblo, cada restaurador ha de agudizar el ingenio para atraer a esa excasa clientela citada. Me refiero, casi por orden de aparición a : La Campana (en la Calle Quemada), La Kanalla (en la Ctra. Calañas-Las Cruces), El Molero (en la Calle de su nombre), La Habana (en el Real) (remodelación) y Bulería (también en El Real).

No digo ésto con ánimos de crítica, sino todo lo contrario, que ójala proliferaran otro tipo de negocios que en su conjunto diesen al pueblo el trabajo y la vida que necesita y de paso se reactivase su maltrecha economía.

CALAÑAS, 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario