jueves, 4 de abril de 2013

El lunes de Traída

         Todo hacía augurar un feliz día de la Traída ya que el anunciado corte de carretera en las horas claves de su ocupación por parte de los romeros preveía, con la ausencia de tránsito rodado ajeno a la romería, una mayor libertad de movimientos tanto para la caballería, como para los vehículos a motor o para el propio romero de a pié. Pero tanto a la ida como al regreso, y es una opinión muy personal, todo resultó un espejismo, ya que tan sólo pudimos disfrutar de uno de los carriles de la carretera, los otros dos estaban completamente libres en la mayoría del trayecto. 


       No consigo entender con claridad que finalidad se perseguía, porque podrían haberse evitado las largas colas de turismos subiendo las cuestas en primera, detrás de los tractores y del propio paso de la Virgen., si en algunos momentos se hubiese dado paso, porque el número de agentes que velaban por la seguridad era abundante. Yo particularmente, hice todo el camino a pié, con la Hermandad, acompañanado a la Virgen. Y también pude disfrutar de "mi carril" de subida y de bajada, desde la Venta hasta Sotiel y viceversa.

 Afortunadamente nos queda ese bendito trocito de verdadera romería que significa el trayecto del Cementerio a la Iglesia. Creo, y sigo opinando, que a veces, en situaciones puntuales, se puede modificar cualquier tipo de plan previsto con anterioridad, y tomar una decisión que pueda llevarnos a conseguir un beneficio o lograr el mismo objetivo inicial que nos habían marcado, sin temor a que nadie pueda llamarnos la atención. 


   En unos pocos años, han conseguido ir eliminando los detalles que durante años han hecho peculiar nuestra Romería (el que te puedan ofrecer una copa en el camino, que te vendan unas papeletas, que te regalen un banderín, o que te canten un fandango montado en tu coche). Soy partidario del orden (lo pueden preguntar) pero ordenados de forma flexible también nos podemos arreglar, creo yo. 
    Se debe intentar arreglar ésta situación tan anómala como irracional en algunos momentos, porque de lo contrario algunos devotos de Coronada, sobre todo los motorizados, se veran abligados a ser "menos devotos", ya que el disfrute de dos días que esperan durante un año, se ha convertido en el calvario del camino durante unas horas.



CALAÑAS, 2013 

No hay comentarios:

Publicar un comentario