martes, 7 de enero de 2014

El reloj de la torre de Calañas


      Hace unos pocos días hemos vuelto a escuchar por Calañas el sonido de las campanas de la torre y no por acción de la mano del hombre, como es habitual, sino accionadas por el mecanismo del reloj en ella colocado y que ha sido puesto en marcha de nuevo con idea de poder seguir la tradición de tomar las uvas de la suerte al unísono con las doce campanadas que marcan esa hora. Suele pasar cada año, y no sé porque motivo no sigue operativo el reloj y su correspondiente sonido al paso de las horas y de las medias, con su repetición incluída, el resto del año.
         Decía María Isabel Jimenez Estudillo en un artículo de Revista de Feria dedicado a uno de los relojes que hubo en nuestra torre, que:    


 " Si la historia es tiempo del pasado, tiene que medirse por su reloj; si acudimos al diccionario, nos dice que la etimología de reloj viene del latín “horologium” (medida de las horas). Sabemos que Calañas ha tenido, al menos, cinco relojes en su torre."
  
             Traigo a éstas líneas un versito de Don Blas Rodriguez Cruz dedicado a nuestro reloj: 
               
      Cuentan de un calañés que un día
          enojado se encontraba
        porque muy mal funcionaba
        cierto reloj que tenía.
        ¿Habrá otro, - para sí decía -
            que marche cual mi reloj?
           Y mirando hacia la Plaza
              la respuesta encontró,
            cuando vió que el de la torre
                aún marchaba peor.

                         También Dolores Baquero Cerero, mi madre, dedicó en una Revista de Feria unas palabritas al reloj:

            " La Plaza del ayuntamiento tiene muchas cosas buenas a nuestro servicio, desembocan al mismo tiempo cuatro calles maravillosas, siguiéndolas, embellecen el contorno de nuestro pueblo. Me sitúo en la puerta de Antares, miro al frente, nuestra torre ¿que tiene nuestra torre? ¿qué le falta? su corazón.  
Arreglémosle para que palpite, no solo en Nochebuena, sino todas las noches, que éstas son muy largas y el reloj nos acompaña. " 

                                     


CALAÑAS, 2014 
          
       

No hay comentarios:

Publicar un comentario