miércoles, 22 de enero de 2014

Patrimonio calañés




Nuestro patrimonio no es demasiado extenso, pero algunas cosillas sí que tenemos, aunque al estar muy presentes tienen que ser otras personas las que valoren y den muestras externas de ello. Empezaremos por la Iglesia, y como nuestra parroquia lleva el nombre de Santa María de Gracia, hablaremos un poco de la imagen que en ella se encuentra y de la que es su Titular, presidiendo, salvo unos días al año, el retablo obra de Don Fernando Alguacil. Con la idea de sustituir a la talla atribuida a Pedro Roldán (1624-1699) y destruida durante la guerra civil, en agosto del año 1949, el imaginero de Carmona Don Francisco Buiza Fernández, discípulo de Sebastián Santos Rojas, procede a realizar la imagen de SANTA MARÍA DE GRACIA, talla completa hecha en madera policromada y estofada. Tiene una altura de 160 cm. y viste traje blanco con estampación multicolor con flores pequeñas y manto azul  estofado en oro. Presenta en la mano derecha una granada, símbolo de fertilidad y unidad, y en su mano izquierda porta a Jesús Niño vestido con un paño de pureza. Una nube adornada por querubines sirve de pedestal para la imagen, en cuya base podemos leer: “donada por don Julián Romero Gento y su esposa doña Catalina Marianas Romero en el año MCML”




                      
Sin movernos de la parroquia, al fondo de la misma y debajo del coro, podemos observar un relieve bellísimo, obra también del citado Francisco Buiza Fernández y que fue una de las primeras obras salida de su gubia en el taller de su maestro Santos Rojas. Ésta obra fue realizada en 1953 y, en principio, se hizo para formar parte del retablo mayor de la parroquia, por eso su tamaño es menor del habitual, y que por motivos que se desconocen, no fue incorporada al mismo. Éste maravilloso relieve fué donado a la Parroquia por los calañeses Don Juan José Romero Barranco y Doña Juan Romero Palacios, que vivían en la Calle Carlos Obligado
                 




La escena presenta a Jesús, tapado con un manto, que recibe el bautismo de manos de San Juan Bautista, cubierto con gruesos ropajes de piel, completádose con dos ángeles que obervan la escena y en la parte superior una paloma que representa al Espíritu Santo rodeada de cabezas aladas de querubines. La iconografía de éste relieve se inspira en obras sobre el mismo tema de Martínez Montañes o de Gregorio Fernández.
Martínez Leal indica en su libro que con las ganancias de ésta obra, el artista hizo frente a los gastos de su boda.

                                                 
 CALAÑAS, 2014

1 comentario:

  1. Como siempre, tus paisano tienen que estar contentos con tu aportación cultural de tu querido pueblo.
    Las raíces de cada habitante de una ciudad, es su patrimonio, legado inseparable de cada uno y que tu disfrutas con ello.
    Sigue con tu interesante blog sobre esa Calañas milenaria y con tanto patrimonio que tan bien transmites a tus paisanos y a los que no siendolo, nos gusta conocer cultura y tradiciones de nuestros pueblos.
    Saludos de Gabriel.

    ResponderEliminar