martes, 4 de febrero de 2014

Patrimonio calañés I

   Siguiendo en la misma línea que la anterior entrada no quería ni debía dejar de hacer referencia a la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, que sin duda constituye una parte muy importante dentro de nuestro patrimonio.
   Como todos sabemos, la obra fue moldeada en 1953 por la gubia del maestro Don Francisco Buiza Fernández, quien deja su firma en la espalda de la imagen. Ese mismo año contrae matrimonio y  monta su propio taller en la Calle Viriato nº 3, en la Casa de los Artistas. Buiza nace en Carmona (Sevilla) en el año 1922 y fallece prematuramente en Sevilla en 1983. Fue uno de los discípulos del también imaginero Don Sebastián Santos Rojas, autor de la imagen actual de nuestra Patrona, la Santísima Virgen de la Coronada, quién le enseñó los secretos de la magistral policromía de sus obras y también un conocido consejo: "Este será tu pan; si lo compartes, ya sabes que te estás quitando de comer". 
 


La historiadora murciana Isidora Navarro Soriano considera a Buiza como un escultor embebido en una estética que lo precede largamente en el tiempo. En su opinión, el artista carmonense escruta la materia y la forma para seguir caminando allí donde lo dejaron maestros como Juan de Mesa -su principal fuente de inspiración-, Juan Martínez Montañés, Alonso Cano, Luisa Roldán, etcétera, creando nuevas tipologías, aportando renovaciones técnicas y adaptando los nuevos adelantos al oficio pero sin desvirtuarlo a favor de las posibilidades que ofrece, siguiendo en lo suyo.



    En el año 1990, la imagen es restaurada por el escultor e imaginero sevillano Don José María Gamero Viñau y curiosamente también en la Calle Viriato, pero ahora en el nº 20. Ésta restauración se hace debido a las numerosas grietas y fisuras debidas a los ensambles de las piezas que configuran la totalidad de la obra.
      En el año 2010, la imagen vuelve a Sevilla, donde el mismo autor consolida el anclaje de la figura a la peana y repara una fisura en la zona de ensamble de la cabeza con el cuerpo. Se sustituyeron totalmente los brazos articulados. A la par, se modifican la sujección de las potencias en el taller de orfebrería Hijo de Juan Fernández.
























CALAÑAS, 2104

No hay comentarios:

Publicar un comentario