jueves, 21 de agosto de 2014

OFICIOS QUE SE PERDERÁN. Último zapatero activo en Calañas

De todos es bien sabido que la mayoría de los oficios con los que muchas familias obtenían sus ingresos para conseguir el diario sustento en épocas no muy lejanas, poco a poco han ido desapareciendo debido sobre todo a la producción en cadena de los artículos elaborados, con el consiguiente abaratamiento del mismo, que hacía insostenible el mantenimiento de esas pequeñas industrias artesanas y familiares donde se desarrollaban tanto el oficio en sí, como su aprendizaje, que también ocupaba a jóvenes en edad temprana que más tarde lo convertirían en su medio de vida.
En Calañas, hemos tenido todo tipo de oficios activos hasta principios de la década de los sesenta y muchos de ellos databan de principios del siglo XX, como bien ha quedado reflejado en los famosos Anuarios Riera editados en Barcelona a partir de 1903 : mesoneros, sastres, zapateros, guarnicioneros, sombrereros, talabarteros, madereros, pellejeros, abaceros, herreros, taberneros, barberos, etc.  Muchos de ellos apenas si los hemos conocido activos algunos de nosotros y cada día que pasa menos referencias de ellos nos quedarán, por eso he querido con ésta entrada rendir un pequeño homenaje a esas personas, artesanos del oficio, entre las que se encontraba mi padre, en la figura de DON MARIANO FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, último de los zapateros de Calañas. 

                    

   Aprovechando mis vacaciones de verano en el pueblo, a principios de agosto mantuve una cariñosa entrevista con Mariano, en su casa, en la Calle Del Pozo número 47, donde reside actualmente con su familia y donde en un cuarto situado al final del corral, tiene montado su banco de zapatero. Nace en el año 1933 y con pocos años inicia su aprendizaje en el oficio en La Zarza, al principio con Cristóbal Manovel y posteriormente con su tío José Expósito Delgado. Mariano trabaja en la mina, en topografía, durante 38 años, y cuando terminaba su trabajo acudía a la zapatería que montó allí. Cuando se vino a Calañas, al dejar su trabajo en la mina, montó la zapatería aquí, donde ya había varias banquillas funcionando: Mateito, Andrés Cucharilla, Paco Jaldón (el Plantao), Alejo Borrero Romero (en casa de Maquinilla), Rodrigo Romero (marido de Gorita), Rodrigo Romero (Chocolate), Alonso Jaldón Jaldón (en la calle Manefique), Pedro Juan Borrero Romero (en casa de Maquinilla), Miguel Hidalgo Alamillo (en la antigua Calle Gral. Mola 4, actual José Echegaray), Juan Romero (marido de Cándida), Pepe Cuarenta (en Juan Ramón Jiménez), Bartolomé Rico Rodríguez (en la calle El Barrio) ......y quizás algunos más de los que no he podido recabar información. Mariano también tuvo una zapatería en Sevilla, mientras estuvo haciendo la mili, en el Pabellón Moro, por la zona donde vivía un tío suyo, cerca del campo del Betis. 



 
                                                               


       
                                                                  
Mariano conserva en su taller, hormas, patrones de corte, chavetas, martillos, la banquilla con sus mil departamentos, el tacholero, el esportón con agua donde se mentían las pieles, varias leznas (huecas para pasar el cabo y macizas ), tijeras de corte, etc. 



         





Ojala, amigo Mariano vivas los años suficientes para poder trasmitir tu oficio a algún aprendiz que pudiera surgir en nuestro pueblo. Gracias por tu aportación.

CALAÑAS, 2014



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario